Las bodegas se han convertido en una opción de ocio muy interesante y de calidad. Desde una simple cata a la posibilidad de conocer de primera mano todo el proceso de fabricación del vino, el turismo de bodegas es ya una importante fuente de visibilidad e ingresos.

Modernizando y adaptando una bodega conseguimos hacerla accesible a un colectivo de personas con unos hábitos de turismo diferentes, ya que las personas con discapacidad normalmente viajan durante cualquier época del año y ayudan a desestacionalizar el flujo de visitantes. Ni que decir tiene que una bodega accesible contribuye enormemente a mejorar la imagen de responsabilidad social de la propia bodega.

Recorreremos todas las instalaciones analizando los obstáculos y, en un completo informe de auditoría os daremos las mejores opciones para convertirla en totalmente accesible de una forma económica, con calidad y con los menores inconvenientes posibilidades para el funcionamiento normal de la misma.

Aseos

Zona de Cata

Zonas Comunes

 

Accesos

Establecimientos